domingo, 7 de febrero de 2016

ABURRIDO, MEDIOCRE Y CON DINERO EN EL BOLSILLO (PERO POCO, ¿EH?)

Qué mundo éste en el que casi se pretende que los creadores se sientan culpables por continuar publicando después de jubilados. Todo aquel que se dedica al arte sabe que es imposible ponerle coto a una idea cuando esta estalla en la cabeza y se adueña por entero de ti. ¿Qué le decimos? “¡Alto! ¡No! Mejor no me compliques la existencia, no quiero disfrutar contigo, no quiero hacer disfrutar a los demás con este nuevo argumento. Lo aparco, lo ignoro… Prefiero dormitar con mi birriosa pensión de jubilado. No me calientes la cabeza, que como escriba un libro nuevo y dicte dos charlas, o tenga la mala suerte de ganar un premio, la tenemos. Me quitan la pensión, me meten en chirona y me riñen por dar mal ejemplo.” ¿A quién se le ocurre tener ideas después de los sesenta y cinco…? A esa edad, uno se tiene que contentar con ponerse el pijamita, tomarse una sopita y tirarse en el sofá a ver la caja tonta. Y si se empeña en tener ideas todavía, por favor, que sea desprendido y las regale sin más al prójimo… Nada de que el trabajo rinda, no señor. Los artistas crean por amor al arte; que ni si les ocurra tratar de sacar un beneficio económico al asunto. En fin, mejor ser una mente gris, mediocre, aburrida, pero con algo de dinero en el bolsillo (poco, ¿eh?)… ¡Vivan los grandes próceres, esos sabios pensantes que dirigen el país y le dan realmente al arte y a la cultura la importancia que ambos se merecen!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada